Manos a la obra

A la vez que creo y recreo el blog (aprendo sobre la marcha) , estructurándo en páginas toda la información que me parece relevante ( o no ) y que constantemente iré completando, nos ponemos en marcha sin prisa pero sin pausa. Más o menos, los pasos van a ser, a grandes rasgos:

  1. Con la Raspberry. instalar Raspbian en la Pi, conectada a la tele del salón donde además tengo a mano conexión a internet por cable. Raspbian es el linux más difundido y – parece – mejor adaptado al hardware de nuestra tarjeta, y trae bastante software educativo. Instalar Libreoffice y otras aplicaciones y ver como responde.
  2. Con Linux MAX. Simultáneamente instalar MAX en uno de mis dos PC’s de casa, seguramente en el del salón que utiliza la tv como monitor y en que Samuel tiene su usuario. En su clase de informática en el colegio usa el MAX, aprende a hacer presentaciones con Impress del LibreOffice, de modo que lo podrá usarlo igualmente aquí. Por mi parte estudiaré la distro y todo lo que trae preinstalado. Importante en este punto contactar con los desarrolladores de MAX en busca de apoyo y documentación.
  3. Con Ubuntu. Más adelante. Buscar información para hacer la adaptación a la Pi y a partir de ahí convertirlo en MAX, si es que es viable, pendiente de esa versión para Raspberry de Canonical sus desarrolladores, que parecen reticentes, al menos para la versión Desktop ya que la Pi se queda un poco justa de memoria…
  4. ¿Otra tarjeta?. Más adelante. Probar otras tarjetas más potentes y que sí que tienen ubuntu como la udoo con linaro ubuntu, e incluso con opción de android, mi favorita en este momento, aunque también promete mucho la Adapteva Parallella.

 

Deja un comentario